lunes, 19 de marzo de 2012

HERNIA DISCAL


Cuando hablamos de una hernia discal o "hernia de disco" nos referimos a la salida del disco intervertebral de su emplazamiento natural. Como sabemos, los discos intervertebrales como su nombre indica, son las estructuras con forma de disco que separan las vértebras de la columna vertebral.

Cada disco está situado entre 2 vértebras adyacentes, está formado por dos partes; una parte central gelatinosa denominada "núcleo pulposo" y una estructura fibrosa llamada "anillo fibroso" que rodea a la parte central. La función del disco intervertebral es amortiguar las cargas y absorber los impactos que llegan a la columna así como estabilizar el movimiento entre las vértebras.

Cuando el disco es joven presenta un aspecto húmedo. Con la edad va perdiendo esa hidratación, con lo que la capacidad protectora del disco va desapareciendo. Esto hace que los impactos y las cargas no sean del todo bien amortiguados y por lo tanto se acelere el desgaste de las vértebras. Cuando nos referimos a una hernia discal, se trata de la rotura del anillo fibroso que es la estructura que rodea al núcleo y por consiguiente la salida de este hacia afuera. Dependiendo de cuál sea la causa o el movimiento que lo ha provocado, el núcleo se verá expulsado hacia un lado u otro en función de la dirección en la que se ejerce la presión que empuja al disco.

CAUSAS
Una hernia discal puede producirse por múltiples causas, desde un gran impacto como puede ser una caída brusca desde gran altura, un accidente de tráfico, movimientos repetitivos que desgasten el disco, levantar peso de forma errónea, malas posturas mantenidas durante largos periodos de tiempo y un largo etcétera. La parte baja (columna lumbar) de la espalda es la zona donde se registran mayor cantidad de hernias discales.

Para evitar posturas que puedan provocar una hernia, os recomiendo leer la entrada sobre consejos de cómo debemos levantar pesos correctamente, pincha en el siguiente enlace: CÓMO LEVANTAR PESO

SÍNTOMAS
Las hernias más comunes se producen hacia el canal medular, es decir, el disco sale hacia atrás, hacia la parte posterior donde se encuentran las raíces nerviosas. Al salir puede ocurrir que el disco comprima alguna de estas raíces nerviosas y provoque una serie de síntomas específicos en la zona inervada, ya que no deja que los impulsos nerviosos se transmitan con normalidad a través de ellas.
  • Dolor intenso en ocasiones incapacitante.
  • Hormigueo.
  • Sensación de adormecimiento (parestesias).
  • Disminución de la fuerza muscular (paresia).
TRATAMIENTO
  • Tratamiento conservador
Fisioterapéutico: existen infinidad de técnicas que incluyen correcciones posturales, trabajo respiratorio, estiramientos globales, ejercicios activos, rearmonización de las cadenas musculares y de todo el esquema corporal y consejos de ergonomía e higiene postural. El "metodo Mèzierés" es una de las técnicas más efectivas y con mejores resultados.

El 80% de los pacientes mejoran y consiguen eliminar el dolor con el tratamiento conservador, es decir, sin que llegue a ser necesario operar al paciente.
  • Tratamiento quirúrgico
Excepto en casos graves, la cirugía debe ser siempre la última opción. Se debe recurrir a ella únicamente cuando el tratamiento conservador no resulta efectivo y los síntomas no mejoran después de unas 6-7 semanas aproximadamente.

Estudios científicos realizados a pacientes con hernia discal dolorosa estiman que la cirugía tiene sentido en menos del 10% de las hernias discales que causan síntomas.

A continuación os adjunto un vídeo explicativo de qué es y cómo se produce una hernia discal:
http://www.youtube.com/watch?feature=player_embedded&v=vZUymQh1uac


viernes, 16 de marzo de 2012

ESTRÉS MENTAL VS FÍSICO


Existen 2 tipos diferentes de estrés, psíquico o estrés mental y el estrés físico o muscular. Ambos forman un binomio inseparable con consecuencias directas de uno sobre el otro.
El estrés físico se traduce en un exceso de tensión y retracción muscular, con la sucesiva aparición de contracturas musculares. Especialmente el estrés, las preocupaciones, nervios y demás alteraciones mentales se traducen en un exceso de tensión en la zona cervical principalmente.

Aunque eliminemos el estrés físico con una sesión de fisioterapia, si no sabemos gestionar el estrés psíquico costará mucho más trabajo mejorar y/o eliminar nuestros problemas físicos. Es decir, por ejemplo, no tiene sentido ir a una sesión de fisioterapia por la mañana y después pasar el resto del día en tensión, estresado, preocupado por temas laborales...etc. Los efectos no son todo lo beneficiosos que podrían y lo resultados pueden no ser los que buscábamos.

En el siguiente esquema se puede ver como el estrés acaba generando un dolor físico, que a su vez provoca más estrés mental y se entra en un "círculo vicioso". Cuanto más dolor, más estrés y viceversa.

Debemos aprender a controlar las emociones, por pequeñas que sean se traducirán en un estrés físico. Un exceso de tensión mental, nerviosismo o preocupación hace que adoptemos una posición de nuestro cuerpo de "defensa" a veces inconscientemente.  Por ejemplo, en situaciones de preocupación, nerviosismo o angustia tendemos a encorvar nuestro cuerpo, bajar la cabeza, subir los hombros...etc, esto hace que aumente la tensión muscular en los trapecios (hombros), como consecuencia aumenta la compresión de las arterias que pasan por la zona cervical a causa de la tensión muscular y puede producir mareo o vértigo, aparte de dolor local en la zona cervical.

Se ha demostrado que el dolor de espalda incide más en personas con un estrés excesivo y al revés, muchos problemas de espalda acaban generando trastornos psicológicos como insomnio o depresión. El 37% de la población sufre estrés crónico, el cual se ha demostrado que interviene en enfermedades graves tales como infartos, hipertensión, trastornos del sueño, ansiedad, depresión y migrañas o dolores de cabeza.

Conclusión: mente y cuerpo son un todo, no podemos separarlos y por lo tanto hay que trabajar ambos de manera conjunta.

CONSEJOS PRÁCTICOS
  • Ejercicio aeróbico
Siempre que se pueda realizar ejercicio aeróbico. Con el ejercicio físico se liberan endorfinas (la llamada hormona de la felicidad), nos proporcionará una sensación de bienestar. El mejor ejercicio para los dolores de espalda es caminar, y si se puede caminar en subida con algo de pendiente para proteger el disco intervertebral.
  • Baño caliente y respiración
Es aconsejable darse un baño caliente (35º) para relajarse. El calor proporciona un efecto analgésico, además de todas las propiedades relajantes que ofrece el agua. Al salir de la ducha, tumbarnos en la cama con las rodillas dobladas y con la planta del pie contra planta del pie (postura de rana). En esta postura, relajarnos y respirar despacio, respiración diafragmática (coger el aire con la nariz y llevarlo a la "tripa", que se hinche el abdomen y expulsar el aire por la boca).
  • Evitar situaciones estresantes
Por ejemplo no dejar todo para el último momento. Si vamos tarde a trabajar en coche, agarraremos más fuerte el volante y aumentará la tensión en la musculatura cervical.
  • Positivismo
Vivir el presente. No pensar continuamente en el pasado ni esperar siempre el futuro. Vivir el día a día con calma, de forma constructiva y motivados. Tenemos que saber esperar, paciencia., no todo es ahora y este momento.

* COMBINAR ESTOS CONSEJOS CON UNA BUENA HIGIENE POSTURAL, VIGILAR NUESTRA POSTURA SOBRE TODO CUANDO ESTEMOS SENTADOS Y A LA HORA DE LEVANTAR PESO Y MANIPULAR CARGAS PESADAS. Para ello os recomiendo leer las siguientes entradas sobre una buena higiene postural, esencial para evitar dolores y lesiones de espalda. Haz click aquí:
 CÓMO LEVANTAR PESO y BIEN SENTADOS


miércoles, 14 de marzo de 2012

LATIGAZO CERVICAL

El latigazo cervical es una lesión de los tejidos blandos del cuello (músculos y ligamentos) como consecuencia de un impacto que provoca un movimiento brusco de la cabeza. Se produce un movimiento súbito de la cabeza primero hacia atrás y después hacia adelante que recuerda al gesto de un látigo, conocidos con el nombre de hiperextensión e hiperflexión cervical. Estos movimientos tensionan los músculos y ligamentos del cuello más allá de su rango normal de movimiento. La vértebra más afectada será C5 por se la más móvil del conjunto. Se puede producir fractura vertebral con o sin lesión medular.

CAUSAS
El mecanismo fisiopatológico principal consiste en la hiperextensión de la columna cervical por aceleración brusca (causado por un choque o colisión posterior), seguida de una hiperflexión por efecto rebote. Lo más común es que la lesión aparezca en la primera parte del movimiento (hiperextensión).

El mecanismo de extensión puede provocar distintos tipos de lesiones, desde afectación de partes blandas (músculos, ligamentos...), asta lesiones de la columna vertebral (afectación discal, luxación o fractura vertebral), pudiendo provocar compresión de las raíces nerviosas y/o elementos del sistema vascular.

Las lesiones pueden ser más graves si en el momento del impacto la cabeza está girada ya que las mayor parte de las estructuras (articulaciones, disco vertebral y ligamentos) se encuentran en una situación más susceptible de lesión.

SÍNTOMAS
  • Dolor y rigidez del cuello que se puede irradiar también al resto de la columna vertebral.
  • Dolores de cabeza, migrañas, mareos e incluso visión borrosa.
  • Afectación de la articulación de la mandíbula debido a los desequilibrios en la musculatura cervical.
  •  Hormigueos en los brazos que se centran especialmente en las manos.

TRATAMIENTO
La primera medida que se debe tomar tras sufrir el accidente es acudir al servicio médico donde se realizará una valoración completa y se indicará el diagnóstico médico.
  • Fase aguda (48-72 h) 
Aplicación de crioterapia (hielo) con el fin de disminuir la inflamación (edema) y conseguir un efecto analgésico. Puede mantenerse durante el resto de tratamiento y combinarlo más adelante con la aplicación de calor, lo que proporciona relajación muscular y el mismo efecto analgésico. En esta fase se debe mantener reposo, siempre RELATIVO.
  • Fase subaguda (7-10 días)
Durante los primeros días se suele seguir tratamiento farmacológico basado en anti inflamatorios y relajantes musculares. Es muy común la indicación por parte del médico de mantener la zona inmovilizada con órtesis del tipo collarín. En esta fase se suelen utilizar distintas técnicas como pueden ser la electroterapia, cinesiterapia pasiva (ejercicios sencillos y suaves para empezar a movilizar la zona y que el paciente vaya perdiendo el miedo al movimiento) y termoterapia.
Es muy importante que el uso del collarín no supere los 7-10 dias; en los últimos años, algunos estudios han demostrado que es muy recomendable una retirada precoz del collarín ya que se relaciona con una menor incidencia de complicaciones o persistencia del dolor. Se ha demostrado que un reposo prolngado y un uso excesivo del collarín puede llevar a stuaciones de atrofia muscular por desuso, contacturas y a un aumento de la sensación de discapacidad y miedo al movimiento.
  • Fase de recuperación
No debemos olvidar que los más importante en el proceso de recuperación es iniciar un tratamiento rehabilitador lo antes posible. Se realizarán ejercicios de movilización pasiva y activa de la columna cervical y la cintura escapular. Diversos autores consideran conveniente efectuar una movilización precoz como herramienta fundamental para disminuir el dolor y evitar el miedo a mover la zona afectada por parte del paciente.
Como parte del tratamiento activo se efectuarán ejercicios isométricos e isotónicos progresivos y estiramientos globales progresivos de toda la espalda.

El 50% de los pacientes con este tipo de lesión se recuperan a los 3 meses aproximadamente, mientras que un 40% lo hace entre los 3 y 12 meses.

Como último consejo, lo más importante en este tipo de lesiones es la PREVENCIÓN. Para ello debemos colocar el reposacabezas de nuestro coche a la altura adecuada, de modo que la parte alta del reposacabezas coincida con la parte más alta de nuestra cabeza. (Imágen).


A continuación un vídeo que recrea un latigazo cervical en un accidente por alcance posterior:







SDME DEL TUNEL CARPIANO


Es un síndrome neurológico producido por el atrapamiento o compresión del nervio mediano a su paso por el túnel carpiano
Como su nombre indica, el túnel carpiano es una estructura con forma de túnel. Un canal estrecho y rígido delimitado por los huesos del carpo y el ligamento transversal del carpo (también llamado retináculo flexor), que hace de "techo del túnel". Se encuentra ligeramente por debajo del carpo, a la altura de la muñeca.

Por el interior de este túnel discurren los tendones de los músculos flexor común de superficial y flexor común profundo de los dedos, el tendón del músculo flexor largo del pulgar y por último y muy importante el NERVIO MEDIANO.

Cualquier proceso que provoque una ocupación del espacio del túnel (inflamación de alguno de los tendones, presencia de líquido, desplazamiento de alguno de los huesos, fractura...), provocará una disminución del espacio y el nervio mediano quedará atrapado entre el resto de estructuras del canal; es a esto a lo que se le conoce con el nombre de "síndrome del túnel carpiano".

CAUSAS
Frecuentemente el síndrome del túnel carpiano es el resultado de una combinación de factores que acaban comprimiendo al nervio mediano, en lugar de ser un problema del nervio propiamente dicho.

El problema puede ser de origen congénito; el túnel carpiano puede ser más pequeño y más estrecho en unas personas que en otras y por este motivo es más fácil que el nervio se vea comprimido.

Otra de las causas muy frecuentes en este tipo de lesión es de origen mecánico; debido al movimiento repetitivo y forzado de la muñeca que requieren algunos trabajos manuales (mecánicos, informáticos, fisioterapeutas, peluqueros, odontólogos o cirujanos). Este tipo de profesiones requieren un continuo movimiento, siempre el mismo, repetido en el tiempo, que puede degenerar en un exceso de tensión de los músculos que realizan la acción.
El exceso de tensión provocará una inflamación en los tendones, pudiendo degenerar en una tendinitis. Debido a esta inflamación de los tendones, el espacio del canal se reduce y por consiguiente el nervio se verá comprimido.

También puede producirse a raíz de una acumulación anormal de líquido (frecuente en mujeres embarazadas o durante la menopausia. Sin olvidarnos de que muchas veces, se desconoce la causa que lo provoca.

SÍNTOMAS
El principal síntoma es el dolor en la cara palmar de la muñeca, pudiendo aparecer debilidad o entumecimiento de la mano y la muñeca, especialmente de los 3 primeros dedos, pudiéndose irradiar por todo el antebrazo.

DIAGNÓSTICO
Test de Phalen
  • "Signo de Phalen": se realiza una flexión palmar de ambas muñecas de 90º durante un minuto, colocando los dorsos de las manos enfrentados (como indica la imagen). Al realizar esta prueba se reduce el espacio y aumenta la presión en el canal, si existe compromiso o atrapamiento del nervio mediano se desencadenarán parestesias (hormigueo, adormecimiento) y aumento del dolor. En ese caso, la prueba será positiva.
  • "Signo de Tinel": en esta prueba se percute el ligamento anular de la muñeca con un martillo de reflejos. Si existe compromiso nervioso se producirá una sensación de calambre sobre los dedos segundo y tercero (inervados por el nervio mediano).
  • "Signo de Durkan": el explorador presiona con el pulgar la cara palmar de la muñeca en la zona situada entre las eminencias tenar e hipotenar (zona de mayor estrechamiento del canal), si existe compromiso nervioso se desencadenarán los síntomas explicados anteriormente y la prueba será positiva.
  • "Signo del círculo": el paciente intenta oponer el primer dedo al segundo (ejecutando la figura de un círculo, el signo internacional de OK). La prueba será positiva cuando no es capaz de realizar el gesto y flexionar las falanges correctamente para dibujar círculo.
Sin embargo la prueba diagnóstica más sensible y específica que confirma difinitvamete la existencia de compresión del nervio es la electromiografía. Con esta prueba se mide la velocidad de conducción nerviosa del nervio mediano, manifestándose un retardo de la conducción nerviosa sensitiva y motora a su paso por el canal. Sirve para localizar la zona exacta donde está siendo comprimido el nervio.

TRATAMIENTO
Como es habitual nos encontramos ante dos tipos de tratamiento, conservador y quirúrgico.
  • Conservador
Desde el ámbito de la fisioterapia disponemos de un amplio abanico de técnicas para tratar esta patología . Por ejemplo; el uso de termoterapia (aplicación de frio o calor), masaje, estiramientos, y técnicas de neurodinámica para movilizar y "liberar" el nervio. También se pueden aplicar técnicas de corrección postural del miembro afectado, corregir hábitos de movimiento de la muñeca menos forzosos o programación de períodos alternativos de actividad-descanso.
  • Quirúrgico
En casos muy avanzados y sólo cuando el tratamiento conservador no resulta eficaz, se recurre a la intervención quirúrgica. En la operación se realiza un corte en el ligamento dorsal del carpo para ampliar el espacio del túnel y liberar la presión del nervio.

A continuación podéis ver un vídeo muy representativo de esta lesión: (click aquí)






martes, 13 de marzo de 2012

CIÁTICA


Nos referimos al término ciática cuando hablamos de la sintomatologia que provoca la lesión o trastorno del nervio ciático.
Su extenso recorrido y gran tamaño hacen al nervio ciático particularmente vulnerable a sufrir compresión o atrapamiento en algún punto de su recorrido, provocando una serie de síntomas como por ejemplo; dolor, sensación de hormigueo, pérdida de fuerza o pérdida de sensibilidad, incluso pudiendo llegar a producir parálisis (impotencia funcional de la extremidad afectada).

CAUSAS
  • Patología discal: protusión del disco o hernia discal que comprime al nervio; el disco intervertebral presiona la raíz nerviosa al salirse de su emplazamiento.
  • Fractura de pelvishemorragias, tumores: en general, cualquier proceso que comprima al nervio a lo largo de su recorrido.
  • Disminución del tamaño del agujero de conjunción: espacio de las vertebras por el que salen los nervios.
  • Síndrome del piramidal: ocurre cuando el músculo piramidal presenta un exceso de tono; al estar contracturado comprime al nervio que pasa muy cerca de este músculo. Recibe el nombre de "falsa ciática", ya que sus síntomas son similares, sin embargo, en este caso, el dolor no suele bajar más allá de la rodilla y en una verdadera ciática suele llegar hasta el pie. Si quieres conocer más sobre el síndrome del piramidal haz click en el siguiente enlace: SÍNDROME DEL PIRAMIDAL
Hernia discal

SÍNTOMAS
El dolor es el síntoma más común, aparece en la zona lumbar y glútea, pero también es frecuente que el dolor se irradie por la parte posterior de al pierna y llegar hasta el pie.
También puede aparecer debilidad muscular en la misma zona, que empieza a nivel lumbar y glúteo y puede afectar a toda la pierna.
Otro de los síntomas más habituales es el entumecimiento u hormigueo (parestesias) que se inician a nivel de la cadera y se extienden hasta el pie por la parte posterior de la pierna. 
En casos muy extremos, la compresión del nervio puede imposibilitar la movilidad de la pierna afectada (parálisis).
Los síntomas suelen empeorar generalmente durante la noche, también al estar sentados, o de pie durante mucho tiempo y al caminar largos recorridos.

TRATAMIENTO
Los objetivos planteados en el tratamiento serán diferentes en función de la causa que provoque la lesión, por lo que el tratamiento será individual y personalizado según cada caso. En primer lugar debemos visitar a nuestro médico y a nuestro fisioterapeuta, ambos realizarán las pruebas correspondientes para establecer un diagnóstico. Siempre seguir sus indicaciones.

Sin embargo, hay algunas indicaciones válidas que podemos realizar en todos los casos y que nos ayudarán a disminuir el dolor en la fase aguda, primeras 24-72 horas, como por ejemplo:
  • Aplicación de calor local; proporciona un efecto relajante y analgésico.
  • Reposo relativo.
  • Crioterapia: consigue disminuir la inflamación y el dolor.
Pasada la fase aguda, el siguiente paso será realizar un tratamiento de fisioterapia individual y personalizado para cada caso. Las principales técnicas de fisioterapia serán:
  • Movilizaciones del sistema nervioso, en este caso del nervio ciático.
  • Estiramientos musculares.
  • Ejercicios activos de movilización.
  • Técnicas de masaje.

Para conocer la anatomía y el recorrido de este importante nervio, haz click en el siguiente enlace:


NERVIO CIÁTICO

El nervio ciático es el nervio más largo y grueso de nuestro cuerpo. En algunos puntos de su recorrido llega a medir hasta 1.5 cm de grosor, más o menos como un dedo pulgar.
Su extenso recorrido y gran tamaño hacen al nervio ciático particularmente vulnerable a sufrir compresión en algún punto de su recorrido,  provocando una serie de síntomas asociados como por ejemplo; dolor, sensación de hormigueo, pérdida de fuerza o pérdida de sensibilidad, incluso pudiendo llegar a producir parálisis (impotencia funcional de la extremidad afectada). 
Raíces del plexo sacro formando el n. ciático
Esta serie de síntomas se deben a la compresión que puede sufrir el nervio, impidiendo por tanto que los impulsos nerviosos se trasmitan a través de él con normalidad.

El nervio ciático se origina a nivel de la pelvis, concretamente entre la zona lumbar y la zona sacra. Nace a partir de 5 raíces nerviosas, que en conjunto reciben el nombre de plexo sacro y se unen para formar este potente nervio.
En este primer nivel, el nervio puede verse comprimido por alteraciones de los discos intervertebrales; protusiones o hernias discales, o por alteraciones en los agujeros de conjunción, por donde salen las raíces nerviosas.

Desde su origen, se dirige hacia la parte posterior del muslo y pasa por la zona glútea.
En este punto pasa a través de un conducto óseo de la pelvis denominado escotadura ciática mayor y discurre muy próximo a la masa del músculo piramidal.  El nervio ciático pasa por debajo del piramidal, atravesando las masas musculares del piramidal, géminos y obturador interno.

Nervio ciático y piramidal
Éste podría ser el punto más crítico de su recorrido, ya que cualquier alteración en el tono de éstos músculos, repercutirá directamente sobre el nervio ciático. Por ejemplo un exceso de tensión o un traumatismo directo sobre el músculo puede provocar una irritación o compresión sobre él.
Como veremos más adelante, a esta lesión se le conoce con el nombre de "sindrome del piramidal". Los síntomas pueden hacernos pensar que se trata de un ataque de ciática, pero no es así, por eso se le llama "falsa ciática".
En el síndrome del piramidal, los síntomas no suelen bajar más allá de la rodilla, sin embargo, en la ciática normalmente llegan hasta el pie.
Para conocer mejor en qué consiste el síndrome del piramidal, causas, síntomas y tratamiento, visita la siguiente entrada : SÍNDROME DEL PIRAMIDAL

Siguiendo el recorrido del nervio, una vez atravesada la escotadura ciática mayor, en la zona glútea, el nervio se dirige por la parte posterior de la pierna, pasando entre el trocánter mayor y la tuberosidad isquiática hasta alcanzar la fosa poplítea (detrás de la rodilla). Aquí se divide en dos ramas, dando lugar al nervio ciático poplíteo externo o peroneo común (prolongación de las fibras laterales), y al nervio ciático poplíteo interno o nervio tibial (continuación de las fibras mediales).
Estas dos ramificaciones a su vez se van dividiendo, dando lugar a otros nervios de calibre menor hasta llegar al pie.

Os recomiendo también la lectura del post sobre las consecuencias que produce la afectación o lesión de este importante nervio, además de las causas que lo provocan. Click en el siguiente enlace: CIÁTICA


DIAFRAGMA; EL MÚSCULO DE LA VIDA


El diafragma es el músculo que permite que la respiración pulmonar se lleve a cabo correctamente. En otras palabras, es el motor principal de la respiración.
Se encuentra en la parte baja del tórax, separando la cavidad torácica de la cavidad abdominal. Presenta una forma de bóveda o paraguas, cerrada en la parte superior, separando el tronco en dos partes. Sin embargo, no sólo divide ambas cavidades, sino que también las comunica. De ahí su nombre, que proviene del latín (diaphragma), siendo diá- : "a través de" y -phrag: "separación".

ANATOMÍA
Se origina en la circunferencia inferior del tórax. Las fibras musculares del diafragma discurren hacia arriba y confluyen en su parte más alta en el centro tendinoso del diafragma, llamado "centro frénico". El diafragma presenta varias inserciones en diferentes puntos de su extensión; la apófisis xifoides del esternón, los bordes costales de la pared torácica, las vértebras lumbares y los ligamentos de la pared abdominal posterior.

Está inervado por el nervio frénico, que nace a partir de la 3ª, 4ª y 5ª raíz cervical.
Existen dos nervios frénicos, aunque el recorrido del izquierdo es más largo que el del derecho, ya que debe curvarse para dejar a un lado el corazón. Ambos atraviesan el cuello en dirección al tórax hasta alcanzar el diafragma, constituyendo la única inervación motora de este importante músculo.
Está irrigado principalmente por la arteria diafragmática inferior, la superior, las arterias intercostales, la arteria musculodiafragmática y las arterias pericardiofrénicas.

No es ni mucho menos una estructura cerrada. En el diafragma podemos observar varios orificios por los cuales discurren varias de estructuras de vital importancia para el organismo, comunicando la cavidad abdominal con la torácica. Los principales son los siguientes:
  1. Hiato aórtico: orificio por el que pasa la arteria aorta, transportando la sangre procedente del corazón.
  2. Hiato esofágico: también conocido como foramen esofágico, por el que pasa el esófago, que al atravesar el diafragma se convierte en el estómago.
  3. Foramen para la vena cava inferior: orificio por el que pasa la vena cava inferior, transportando la sangre en su retorno hacia el corazón.
El sobrenombre que recibe de "músculo de la vida" hace referencia a su intervención en todas las funciones vitales del organismo: respiratoria, circulatoria y digestiva.

FUNCIÓN CIRCULATORIA Y DIGESTIVA
El hiato aórtico y el orificio de la vena cava inferior controlan el correcto flujo sanguíneo, facilitando la ascensión de la sangre durante la inspiración y frenando el descenso de la misma durante la espiración. En la inspiración, las fibras musculares del diafragma hacen que el orificio de la vena cava se entreabra, adoptando una forma de cuadrilátero, lo que facilita el ascenso de la sangre hacia al corazón.
En la espiración, la relajación muscular de sus fibras hace que el orificio se cierre parcialmente, formando un codo en la vena cava que frena el retorno venoso. En conjunto, desempeña un auténtico papel de "pseudoválvula".
Por su parte, el foramen esofágico se cierra durante la inspiración, lo que evita las regurgitaciones del estómago.

FUNCIÓN RESPIRATORIA
Se calcula que un adulto realiza una media de 20.000 a 24.000 respiraciones al día, en situación de reposo.
Durante la inspiración, el diafragma se aplana y la cúpula desciende, disminuyendo al volumen y aumentando la presión en la cavidad abdominal. En ese momento, la parrilla costal se expande en los tres diámetros. Se calcula que en una inspiración relajada en la que sólo interviene el diafragma, éste desciende 1 cm aproximadamente. Sin embargo, en una inspiración forzada, en la que intervienen otros músculos accesorios de la inspiración (escalenos, ECOM e intercostales externos), puede llegar a descender hasta 10 cm.

En la espiración, es decir, cuando soltamos el aire, se produce el efecto contrario. El diafragma adopta la forma de bóveda y asciende hasta su posición inicial. La espiración tiene un primer carácter pasivo, es decir, se produce por la relajación muscular de los elementos implicados anteriormente. Pero también existe un carácter activo al realizar una espiración forzada, en la que intervienen músculos accesorios como los abdominales y los intercostales internos, que provocan el descenso de las costillas inferiores ayudando al ascenso diafragmático a su posición inicial.

Para ver un vídeo demostrativo sobre el movimiento del diafragma durante la respiración, haz click en el siguiente enlace:  MOVIMIENTO DIAFRAGMA

"FUNCIÓN EMOCIONAL"
Debido a su estrecha relación con diferentes estructuras anatómicas y procesos fisiológicos, el diafragma es susceptible de sufrir lesiones por diferentes causas.
El diafragma es el principal motor de la respiración, por lo que será la primera estructura en verse afectada ante cualquier cambio en el ritmo o la forma de la respiración. 
Por ejemplo, el estrés, el miedo, la angustia o las preocupaciones, son estados emocionales de activación simpática, que actúan sobre el ritmo cardíaco y por consiguiente sobre el aparato respiratorio. El ritmo respiratorio se altera y pude generar un exceso de tensión del diafragma y provocar un "bloqueo diafragmático".
El diafragma por lo tanto, se convierte en un "filtro", dejando pasar las emociones y los sentimientos para que salgan y sean expresados. De ahí la gran importancia que tiene el trabajo de este músculo a la hora de liberar tensiones y mejorar la salud de las personas.

Pero no sólo hay que hablar del campo emocional, el diafragma es punto convergente de las cadenas musculares y punto de absorción y dispersión de las tensiones fasciales superiores e inferiores. Es decir, recibe las tensiones musculares que suben de la cadena inferior y las que bajan procedentes de la cadena superior. Lo cual lo convierte en una zona muy delicada, comprometida y por supuesto muy susceptible de lesión o alteración.

Para concluir, podemos afirmar que las alteraciones musculares o físicas, las emocionales y las energéticas repercuten directamente sobre el diafragma. Resumido en una frase; los desarreglos en el campo físico, emocional y energético se pueden "enquistar" en esta maravillosa estructura que es la unidad diafragmática. 

ORIGEN MITOLÓGICO
Desde el punto de vista mitológico, el término diafragma estuvo entrelazado con los dioses, en relación con el arco iris y fue citado por Homero en numerosos pasajes de "La Ilíada".
En la mitología griega, el arco iris era la trayectoria que realizaba Diafragma, mensajera de los dioses entre el cielo y la tierra.
Diafragma era hija de un dios del Mar, Thaumas, y de la ninfa Electra y hermana de las Harpías. Conocida también como Iris, era la diosa del arco iris y estaba al servicio de los reyes del Olimpo, Hera y Zeus, y tenía como misión transmitir sus órdenes al resto de dioses y también a los mortales. Generalmente se trataban de malas noticias, raramente de paz o de buena fortuna.

CRUJIR LOS DEDOS


Es habitual ver y escuchar a algunas personas manipular las articulaciones del cuerpo (dedos, cervicales...), bien por costumbre/vicio o como medida para aliviar las molestias o el dolor. Dicho de una forma más coloquial, "crujir" los dedos, el cuello...etc.

¿Es bueno o recomendable hacerlo? ¿Puede ser perjudicial a la larga? Algunos especialistas aseguran que puede provocar lesiones y otros afirman que no tiene nada de malo.

Antes de todo, debemos saber en qué consiste ese "crujido" y a qué se debe. Muchos piensan que lo ocurre cuando crujimos los dedos es que los huesos rozan entre sí, pero no es cierto. Se trata de una cuestión de diferencia de volumenes, presiones y gases dentro de la articulación.
Todas las articulaciones están rodeadas de una bolsa con líquido sinovial que protege la articulación. Es un fluido viscoso cuya función es la de evitar el roce y la fricción entre los huesos que la componen. También se encarga de nutrir al cartílago y en definitiva lubrica y acolcha la articulación durante el movimiento.

Las leyes físicas de los gases, en concreto la Ley de Boyle, nos dice que a temperatura constante, la relación entre volumen y presión es inversamente proporcional. Es decir, cuando aumenta el volumen, la presión disminuye. Pues esto es lo que sucede cuando nos crujimos los dedos. Podría compararse con  el fenómenos y el ruido que provoca abrir una botella de cava.

Para llegar a producir ese crujido, llevamos a la articulación hasta un punto máximo, una posición forzada, ya sea doblando los dedos o traccionando de ellos hacia afuera. En cualquier caso, lo que estamos haciendo es aumentar el espacio intraarticular, es decir, aumentando el volumen y por lo tanto disminuyendo la presión, que provoca que los gases salgan. Se crea por tanto, una diferencia de presiones que provoca la salida de pequeñas burbujas. La salida y rotura de estas burbujas de gas es lo que produce ese chasquido tan característico.

Algunos expertos aseguran que una de las consecuencias de un abuso de esta costumbre o vicio, es la hiperlaxitud (aumento exagerado de la movilidad) en esa articulación. A pesar de que no existen artículos científicos que demuestren ninguna de las dos teorías, algunos especialistas también creen que esta acción puede provocar artrosis (desgaste del cartílago articular) de forma prematura. 


Sin embargo, en 2009 se otorgó el premio Ig-Nobel de Medicina a Donal L. Unger por su estudio en el que él mismo estuvo crujiendo los nudillos de su mano izquierda durante 60 años pero no los de su mano derecha. El resultado fue que no había ninguna diferencia con los de su mano derecha, las 2 habían degenerado de la misma forma.

Podemos concluir diciendo que el sonido o "crujido" que oimos, no se debe a el roce entre los huesos, sino a una diferencia de presiones dentro de la articulación que provoca la salida y rotura de pequeñas burbujas de aire.

Es una práctica de la que se puede prescindir, no necesaria y que no reporta ningún beneficio a nuestro cuerpo, es un simple vicio o mania. Y aunque no existan estudios científicos que demuestren que hacerlo perjudique o dañe a la larga determinadas estructuras del organismo, tampoco obtenemos ningun beneficio haciéndolo, de modo que podemos evitarlo.




lunes, 12 de marzo de 2012

TACONES ALTOS: ¡NO!


"No hay nada bueno. Los tacones demasiado altos afectan muy negativamente al tendón de Aquiles y crean una presión excesiva en la parte delantera del pie", declara Katheryn Moss, podóloga de la Universidad de California en San Francisco (EEUU).
Según los expertos, andar sobre tacones altos desplaza el cuerpo hacia delante y con él el centro de gravedad, obligando a los dedos y al antepié a soportar todo el peso, provocando dolor y daño en estas extremidades.
Desde el punto de vista de la fisioterapia, el uso de zapatos con tacones altos no sólo afecta a las articulaciones del tobillo y pie sino que también provoca graves consecuencias en el resto de articulaciones del cuerpo desde las rodillas y caderas hasta la columna vertebral.

POSICIÓN EXTREMA
Cuando alguien se sube a unos tacones altos, debe recordar que está obligando al pie a mantenerse en una posición extrema, para la que no está preparado. "El tacón es antinatural". Con estas palabras se refiere José Manuel Ogalla, presidente del Colegio Oficial de podólogos de Catalunya, al hablar sobre los riesgos que conlleva utilizar tacones altos de forma habitual. El también profesor en la Universidad de Barcelona (UB), explica que "la superficie del pie está estructurada para trabajar en horizontal". Sin embargo, con los tacones, el pie queda demasiado inclinado. En esta posición forzada, todo el peso del cuerpo recae sobre la parte delantera del pie y la punta de los dedos se ve obligada a aguantar toda la presión.

PROBLEMAS EN EL PIE
Las consecuencias en la parte delantera del pie, además de los clásicos roces, pueden degenerar en durezas e incluso provocar un "hallux valgus" (juanete). En los últimos años, los juanetes se han convertido en la quinta operación más realizada a mujeres en la Seguridad Social Catalana. La forma en punta de la mayoría de los zapatos de tacón hace que los dedos no tengan suficiente espacio y se sobrepongan unos encima de otros. Esto a la larga puede generar la aparición de los llamados "dedos en garra".

ACORTAMIENTO MUSCULAR
Al utilizar tacones, la posición que adopta el pie provoca un acortamiento del tendón de Aquiles y por consiguiente un acortamiento de la musculatura posterior de la pierna (gemelos y sóleo). Además, al caminar con tanta inclinación, la musculatura de la pierna tiene que trabajar intensamente para mantener el equilibrio con lo que se genera un exceso de tensión que aumenta el acortamiento de dicha musculatura. Los problemas musculares no se quedan en la pierna, ya que como sabéis, los músculos se unen entre sí gracias a las fascias formando cadenas musculares. Por lo consiguiente, el exceso de tensión y acortamiento muscular ascenderá a los isquiotibiales y seguirá toda la cadena muscular posterior hasta llegar a la musculatura posterior de la espalda. Cabe señalar que esta cadena muscular ya tiene de por sí un exceso de tensión y de tono ya que es la encargada de mantener la postura cuando estamos de pie  Si encima le añadimos más componentes de tensión las consecuencias no tardarán en aparecer. Acortamiento, contracturas, dolor...

PROBLEMAS ARTICULARES
Cuando alguien se sube a unos tacones, evidentemente cambia la posición del pie, pero debido a la flexión del pie, el resto de articulaciones de las piernas también sufren una alteración. La articulación de la rodilla y la cadera quedan ligeramente flexionadas unos 10º. Esto implica una alteración en la movilidad de dichas articulaciones y generará una degeneración de las mismas mucho más rápida. Entre otras consecuencias, la aparición de artrosis de forma prematura.

COMPENSACIONES
La nueva posición en la que se encuentra el pie sobre unos tacones, obliga a nuestro cuerpo a realizar algunas compensaciones en su estructura para mantener el equilibrio. La primera compensación que se produce a nivel de la espalda es un aumento de la curvatura lumbar, hiperlordosis lumbar, que generará dolor y otras complicaciones. Esta hiperlordosis se verá aumentada por el acortamiento muscular citado anteriormente. A raíz de esta primera compensación, el resto de "bloques" que forman la columna vertebral (dorsal y cervical) deberán realizar compensaciones para CORREGIR el desajuste que provocan los zapatos, generando dolor y otros problemas.

EQUILIBRIO Y ESTABILIDAD
Una de las consecuencias más importantes del uso habitual de tacones, es la alteración de los puntos de apoyo y de la base de sustentación a la que el pie se ve sometido. Como he dicho antes, el peso del cuerpo se desplaza hacia adelante y el centro de gravedad por lo tanto se adelanta. Como ocurriría con los cimientos de una casa al introducir un desequilibrio en el suelo, las vigas y tabiques deberán trabajar en exceso para corregir el desajuste y evitar el derrumbe. Con el cuerpo pasa lo mismo, la musculatura de todo nuestro cuerpo se verá sometido a un esfuerzo constante para poder equilibrarse y evitar las caídas.
Al disminuir la base de apoyo del pie, aumenta considerablemente el riesgo de sufrir esguinces de tobillo por la inestabilidad que genera el zapato.

CONCLUSIONES
Recalcar que toda esta serie de consecuencias por utilizar zapatos de tacón pueden aparecer si se hace un uso excesivo de ellos. Por lo tanto, no se trata de eliminar de todos los armarios los zapatos de tacón, sino  de utilizarlos con moderación. Se trata simplemente de conocer los riesgos y los efectos que pueden provocar en nuestro cuerpo si se utilizan con demasiada frecuencia. Y en definitiva, reflexionar sobre los valores que imperan en nuestro día a día y nunca anteponer la moda o la estética a la salud.
No existe un "zapato ideal", pero sí debemos tener en cuenta algunas características básicas para proteger nuestros pies y nuestro cuerpo. Los zapatos totalmente planos tampoco son del todo buenos, por lo que se recomienda que el zapato tenga algo de tacón, no más de 3-4 cm, ya que ayuda al despegue del pie durante la marcha.
Por otra parte, la suela debe ser resistente y gruesa y si es de goma mejor, ya que absorbe mucho mejor los impactos del pie contra el suelo. La punta es mejor que sea cerrada y más bien amplia, respetando la forma "rectangular" del pie para que los dedos tengan espacio y no se superpongan unos sobre otros.


OSTEOPOROSIS


La osteoporosis es una enfermedad que afecta al sistema óseo o esquelético produciendo una disminución o pérdida de la densidad ósea (cantidad de hueso). Literalmente el término de osteoporosis significa “huesos porosos”. El  descenso de la masa ósea provoca un deterioro de la microarquitectura del hueso aumentando la fragilidad ósea y el consecuente riesgo de fracturas

CAUSAS
La cantidad de masa ósea va aumentando desde el nacimiento a medida que vamos creciendo. Este aumento de la masa ósea termina una vez hemos alcanzado el valor máximo o pico máximo de masa ósea a los 30-35 años. Una vez alcanzado este punto se produce una pérdida progresiva de la masa ósea que suele ser muy lenta (alrededor del 0.5% por año en situaciones normales) y dura el resto de la vida. En el caso de las mujeres el pronóstico es mucho más desfavorable, en ya que su valor máximo de masa ósea alcanzado en la época adulta es inferior al de los hombres (hasta un 30-40% menos). 

A eso hay que añadir que cuando llega la menopausia, al cesar la producción de hormonas (estrógenos principalmente), algunas mujeres pueden sufrir una pérdida todavía más acelerada y rápida de masa ósea. Es la llamada osteoporosis postmenopáusica, el tipo más frecuente de osteoporosis. Afecta principalmente al fémur y a la columna vertebral. En el caso de la columna, a consecuencia del aplastamiento cuneiforme de los cuerpos vertebrales aparece el aspecto típico de "joroba de viuda", por la disminución simultánea de la altura corporal. Este fenómeno es mucho más común en mujeres que en hombres por el tema hormonal, de ahí su nombre.

HUESO; "EL TEJIDO VIVO"
El tejido óseo es un tejido vivo, es decir, los huesos de nuestro cuerpo van modificándose a lo largo de toda nuestra vida. Todos los huesos se van remodelando y regenerando continuamente gracias a la acción coordinada de los osteoclastos y osteoblastos, células que se encargan de la remodelación ósea, es decir, de mantener el equilibrio entre la destrucción y la creación de hueso.

Los osteoclastos son los responsables de la reabsorción ósea. Dicho de forma sencilla, son los encargados de destruir y reabsorber la matriz ósea. Los osteoblastos, por su parte son los encargados de la de la regeneración del hueso, son los sintetizadores de matriz ósea, por lo que están involucrados en el desarrollo y crecimiento de los huesos. Crean hueso nuevo.

Este mecanismo cíclico es vital y en condiciones normales, la pérdida ósea producida por la actividad osteoclástica es restaurada por la actividad osteoblástica generando hueso nuevo. El problema llega cuando ese equilibrio se rompe y da lugar  a un desequilibrio en el que se destruye más hueso del que se crea.
  • Osteoporosis tipo I: la actividad osteoclástica es mayor de lo habitual, por lo tanto se destruye más hueso del que se crea.
  • Osteoporosis tipo II: la actividad osteoblástica es menor de lo habitual, por lo que no se genera suficiente hueso nuevo.
Además de estas causas existen factores predisponentes que aumentan la probabilidad de desencadenar osteoporosis como por ejemplo; la falta de calcio en la alimentación, el tabaquismo, el consumo excesivo de alcohol, hábitos de vida sedentarios y la falta de actividad (inmovilizaciones). Además existen factores genéticos en relación a la raza; por ejemplo se sabe que a igual sexo y edad, la raza negra posee mayor masa ósea que la raza blanca o amarilla.

DIAGNÓSTICO
La densitometría ósea es la prueba diagnóstica más específica y veraz para determinar esta patología. 
Como su nombre indica esta prueba mide la densidad ósea, se realiza en los cuerpos vertebrales, en el cuello del fémur y el antebrazo. Los resultados de la prueba son comparados con un valor promedio basado en la edad, el sexo y la raza, entre otros parámetros.
La diferencia entre osteopenia y osteoporosis la marca la cantidad de densidad ósea presente. Si el nivel de densidad ósea de una persona, está ligeramente por debajo de un % "x" de la media de personas de la misma edad y sexo se habla de osteopenía: pequeña pérdida de masa ósea. No se considera una enfermedad, sino un signo de envejecimiento.
Sin embargo, si la pérdida de densidad ósea es más alta, ya hablamos de osteoporosis;  la densidad ósea está muy por debajo de la media de las personas del mismo sexo, edad y raza.

EPIDEMIOLOGIA
Densiometria
En España, aproximadamente 2 millones de mujeres sufren osteoporosis frente a 500.000 hombres, es decir, un 13% de la población femenina frente al 4% de la masculina. Además, de las personas que llegan a los 90 años, casi un 32% de las mujeres y un 17% de los hombres sufren una fractura de cadera a consecuencia de esta enfermedad.
La osteoporosis afecta principalmente, no exclusivamente, a personas mayores de 50 años; por tanto, el progresivo envejecimiento de la población española nos anuncia un aumento sustancial de esta enfermedad en los próximos años.

TRATAMIENTO
Una vez diagnosticada la osteoporosis, la forma principal de tratamiento es el uso de medicación para evitar o retardar la continua pérdida de hueso. El tratamiento médico más común es la terapia hormonal sustitutiva. Es habitual la prescripción de estrógenos en dosis bajas para recuperar los niveles hormonales perdidos con la menopausia o después de una intervención quirúrgica en la que se han retirado los ovarios.
La prevención juega un papel fundamental en la aparición de esta patología, por eso se recomienda, durante la adolescencia y la juventud (sobre todo en mujeres), tomar una cantidad adecuada de calcio, realizar ejercicio físico y suprimir el tabaco y el alcohol, con el fin de que se forme una buena cantidad de masa ósea.
En el caso de las mujeres, después de la menopausia, la disminución brusca en la producción de hormonas (estrógenos) puede acelerar la pérdida de masa ósea, con la alteración consiguiente del metabolismo de calcio. Por eso se recomienda a las mujeres con esta edad que incrementen en su dieta la ingesta de calcio. Los alimentos más ricos en calcio son por este orden; derivados lácteos (quesos y yogures), pescado (sardinas, cigalas, langostinos, gambas), frutos secos (avellanas, almendras), higos secos, garbanzos, leche de vaca, judías blancas...

La vitamina D ayuda y favorece la absorción de calcio por parte de nuestro organismo. Una exposición al sol de unos 30 minutos diarios es normalmente suficiente para que se produzca en la piel la cantidad necesaria de vitamina D, que permita la absorción intestinal del calcio. En caso de que esto no sea posible, por enfermedad, invalidez o por cuestiones climáticas, se deberá recurrir a alimentos naturales o medicamentos que proporcionen vitamina D.
El ejercicio físico es vital para mantener un buen nivel de masa ósea y un buen tono muscular sobre todo en extremidades inferiores, las más susceptibles de fractura. Por eso se recomienda un programa de actividad física que incluya de 30 a 60 minutos caminando 3-4 veces a la semana, pudiendo añadir deportes como la natación o el yoga.
Se deben suprimir los hábitos tóxicos nocivos para el hueso como el tabaco y el alcohol y evitar al máximo el riesgo de caídas.




Imprimir