domingo, 12 de mayo de 2013

FASCITIS PLANTAR

La fascia o aponeurosis plantar es una capa de tejido fibroso que cubre el suelo de la bóveda plantar del pie. Va desde el talón, extendiéndose por la planta del pie hasta la parte anterior, donde se inserta bajo las cabezas de los metatarsianos. La fascia plantar se divide en tres partes; media, lateral y medial. La aponeurosis plantar, que corresponde a la fascia plantar media, es una lámina plana muy resistente, gruesa en su parte posterior y más delgada anteriormente.

Tiene forma triangular de vértice posterior en la zona de inserción en el calcáneo.
La función de la fascia plantar es dar soporte a todo el arco del pie, absorber los impactos y repartir las cargas a las que se ve sometida la estructura del pie.
Por diversas causas, la fascia plantar puede verse sometida a un exceso de tensión, generando una inflamación y originando el cuadro médico conocido como fascitis plantar.

CAUSAS
1. Desajustes mecánicos
La aparición de la fascitis plantar está muy a menudo ligada a una alteración de la correcta mecánica del pie. De hecho, las causas más frecuentes son las relacionadas con alteraciones de la bóveda plantar, es decir, problemas en el arco del pie.
Se conoce como bóveda plantar al conjunto arquitectónico que forman los elementos óseos y músculo-ligamentosos de planta del pie. Es una estructura elástica que le permite adaptarse a las irregularidades del terreno y transmitir al suelo las fuerzas y el peso del cuerpo, actuando como amortiguador. Está sostenida por tres arcos que le confieren una forma determinada; hablamos de pie cavo cuando existe una excesiva pronunciación o elevación de la bóveda, y nos referimos a un pie plano cuando tenemos una caída o aplanamiento de la misma.
  • Arco interno: también llamado medial o longitudinal, es el más largo y alto de la bóveda. 
  • Arco externo: también llamado lateral, es el arco más bajo de la bóveda y es de longitud intermedia. En carga, es decir, cuando estamos de pie, es prácticamente nulo, ya que queda completamente apoyado en el suelo.
  • Arco anterior: es el único arco transversal, de altura intermedia y el más corto de toda la bóveda. 
Si la fascitis plantar está asociada a un pie plano, al haber este aplanamiento de la bóveda plantar, la fascia quedará más estirada de lo normal. Por lo tanto estará sufriendo una tensión sometida a fuerzas de estiramiento.
Del modo opuesto, si está asociada a un pie cavo, en este caso, la fascia estará más acortada, más contraída, por lo que también sufrirá, aunque de manera diferente. 

En definitiva, el sufrimiento mecánico siempre es menor en el punto en el que todo funciona en su posición correcta, es decir, en una "posición neutra". A medida que nos alejamos de esa posición, de ese buen funcionamiento, ya sea hacia un pie plano o un pie cavo, los tejidos sufrirán más.
No debemos olvidar que los desajustes mecánicos del pie pueden ir a su vez unidos o ser consecuencia de alteraciones mecánicas o posturales del resto de la extremidad inferior y del conjunto de columna y pelvis. Por lo tanto, habrá que valorar todas las posibilidades para llegar a la causa del problema.

2. Fascitis plantar en deportistas
La fascitis plantar es la lesión de los pies más frecuente en atletas y futbolistas. La encontramos habitualmente en deportistas que corren largas distancias o que se emplean sobre superficies irregulares. También es frecuente en aquellos cuya actividad requiere saltos o caídas bruscas continuas, donde la fascia plantar está sometida a fuerzas de impacto contra el suelo. De hecho, es muy común en saltadores, por el impacto repetitivo que se genera sobre el talón (zona de inserción de la fascia en el calcáneo).

3. Sobrepeso
Especialmente en el ámbito de la medicina, el sobrepeso se ha considerado siempre una causa de la fascitis plantar. Sin embargo es bastante debatible. En mi opinión, más que una causa directa, es un factor de riesgo y más que el sobrepeso en sí, el aumento repentino del peso corporal. Es decir, al aumentar considerablemente el peso en poco tiempo, el pie recibirá más peso y más carga de lo habitual, más de lo que está acostumbrado a soportar, lo que aumentará proporcionalmente el riesgo de  sufrimiento mecánico de la fascia y dificultará su función amortiguadora.

4. Intoxicación de los tejidos
Otra de las posibles causas a la que algunos hacen referencia es la intoxicación de los tejidos. Ciertas personas son más propensas a sufrir acumulaciones de sustancias tóxicas en algunas zonas concretas del cuerpo. El pie es una estructura especialmente vulnerable a sufrir depósitos o acumulaciones de estas sustancias, como pueden ser por ejemplo, microcristales de ácido úrico y otros residuos tóxicos que se acumulan, provocando una respuesta inflamatoria.
En el caso del sobrepeso, el pie no sólo sufre más por el aumento de la carga, sino que además va asociado a una mayor intoxicación de los tejidos.

5. Espolón calcáneo
A menudo se asocia la fascitis plantar con el llamado espolón calcáneo (formación de un pequeño pico óseo en el talón). Incluso se hablaba de que el espolón podía ser una de las causas de la fascitis plantar. Sin embargo, no hay relación causa-efecto, ya que hay un gran número de fascitis sin espolón y casos de espolón calcáneo que cursan sin fascitis plantar.
También se ha establecido una relación entre ambas, pero en sentido inverso, es decir, que la fascitis provoque la aparición del espolón calcáneo, debido a una reacción ósea como consecuencia del aumento de tracción de la musculatura plantar.

SIGNOS Y SÍNTOMAS
El síntoma principal es dolor intenso en la base del talón, que coincide con la zona de máxima tensión, situada en su inserción en el calcáneo. Es un dolor punzante, "como si algo se clavara en el talón", habitualmente más intenso en la parte interna y que en ocasiones puede irradiarse hacia la bóveda plantar y los dedos.
El dolor suele ser más agudo por las mañanas, al levantarse o al iniciar una actividad, sobre todo en los primeros pasos después de estar un tiempo sentados o en reposo. También suele aumentar al realizar ejercicios que implican un aumento mayor de la carga sobre la zona.

Los síntomas a menudo se asemejan a otras patologías que cursan con un dolor parecido en el talón (talalgias), como pueden ser la fractura por estrés del calcáneo, el atrapamiento del nervio calcáneo medial, el espolón calcáneo o la inflamación de la almohadilla grasa del talón. No deben confundirse.

DIAGNÓSTICO
El diagnóstico se establece en base a la clínica que presenta el paciente y se confirma mediante la exploración clínica y las pruebas de imagen.
En la exploración física es característico que el dolor se agrave con la presión profunda y selectiva en el borde interno y centro del talón. Otra maniobra que suele aumentar el dolor en casos de fascitis, es el estiramiento de toda la zona plantar del pie, realizando una flexión dorsal pasiva forzada del pie y de los dedos, lo que provoca un aumento de la tensión de la fascia.

Además de la clínica y de la exploración, son imprescindibles las pruebas de imagen para confirmar la lesión, las cuales son eficaces en un 80% de los casos. Será necesaria una resonancia magnética o en su defecto, una ecografia (eficaz y más barata). La radiografía, en esta lesión, aporta escasa información, aunque puede servir para descartar lesiones óseas.

TRATAMIENTO
Será llevado a cabo a través de un equipo multidisciplinar, en el que la fisioterapia y la podología jugarán un papel fundamental en la recuperación.
Como ya he mencionado anteriormente, una de las posibles causas de esta lesión, es una alteración de la mecánica del pie. Por lo tanto, además del fisioterapeuta, será muy recomendable una valoración y tratamiento de podología. Ellos se encargará de realizar un estudio detallado de la biomecánica de la marcha y de la conformación anatómica del pie, para tratar de combatir los posibles defectos estructurales o dinámicos de la marcha con unas plantillas (ortesis plantares).

Como digo siempre, el primer paso del tratamiento es acudir a tu médico y a tu fisioterapeuta para que analicen tu caso concreto y así poder diseñar el tratamiento más adecuado para cada uno.
Las diferentes técnicas de fisioterapia irán orientadas a aliviar el dolor, reducir la inflamación y disminuir la tensión de la fascia. Entre las técnicas no invasivas más utilizadas, podemos destacar las siguientes:
Fibrólisis diacutánea
  • Masaje transverso profundo (Cyriax): aumento de la circulación sanguínea, estimulación del drenaje de sustancias tóxicas y disminución del dolor. Ayuda a romper las adherencias y la fibrosis, mejorando así la movilidad de los tejidos.
  • Masoterapia.
  • Fibrólisis diacutánea ("ganchos"): acción mecánica sobre las adherencias fibrosas, acción circulatoria por estimulación a nivel local de la circulación sanguínea y linfática y acción refleja por inhibición de puntos reflejos.
  • Estiramientos: analíticos de la fascia plantar y globales de los músculos flexores plantares.
  • Crioterapia: aplicación de hielo 3 veces al día durante unos 20 minutos. Click aquí
  • Electroterapia: gran variedad de técnicas, entre las que podríamos destacar el tratamiento mediante ondas de choque.
Técnicas invasivas
Recordemos que se trata de procedimientos médicos que "invaden" el cuerpo con un fin diagnóstico, o como en este caso, terapéutico. Es decir, se llevan a cabo penetrando en el interior del cuerpo, no desde el exterior.
Las infiltraciones con corticoides son una opción a tener en cuenta cuando el tratamiento anterior no resulta efectivo y el resto de medidas no resuelven el problema. Las infiltraciones suelen ser efectivas a corto plazo, pero es un procedimiento bastante doloroso. Además, se han probado también las inyecciones con plasma rico en plaquetas, para favorecer la regeneración de la zona, aunque no se ha demostrado científicamente su utilidad. 
EPI

Uno de los nuevos métodos que se está utilizando mucho con buenos resultados, es la EPI (electrolisis percutánea intratisular). Se trata, explicado brevemente, de la aplicación de una corriente galvánica a través de una aguja, que produce un proceso inflamatorio de carácter local, permitiendo la fagocitosis y la reparación del tejido blando afectado.
Si después de unos meses, el tratamiento conservador (no invasivo) no es efectivo o fracasa, podemos plantearnos algunas opciones quirúrgicas, pero siempre como última opción y tras haber agotado todas las posibilidades.

CONSEJOS
Los primero días, hasta que el dolor no haya disminuido, es recomendable realizar un reposo relativo del pie. Reducir la intensidad y la frecuencia de la actividad deportiva, hasta que remita el cuadro agudo. Conviene no realizar largos paseos ni caminar en exceso sobre superficies irregulares durante el periodo de reposo.

Un ejercicio muy sencillo y que da muy buenos resultados es colocar una botella pequeña de agua congelada en el suelo y poner el pie encima. Hacer rodar la botella pasándola por toda la plantar del pie y apretar con relativa fuerza, desde el talón hasta los dedos. El efecto del hielo disminuirá la inflamación y la dureza de la botella hará de "automasaje" e irá relajando la fascia.

Otro ejercicio que podéis hacer en casa es realizar presiones longitudinales con los pulgares de la mano sobre la plantar del pie, desde el talón hacia los dedos. Se trata de hacer una especie de masaje, presionando y deslizando los dedos por toda la planta del pie.
También podemos realizar estiramientos activos de toda la planta, llevando el pie y los dedos hacia una flexión dorsal, con nuestra mano o ayudarnos con una toalla o cinta.












12 comentarios:

  1. Te agradezco un blog tan completo e informativo. Si no te importa, te añado a los links de nuestro blog de Home Server,
    http://www.homeserver.es/blog/
    nos dedicamos a la asistencia domiciliaria.
    Gracias!

    ResponderEliminar
  2. Gracias por tu comentario, me alegro de que os sea útil.
    No hay problema, puedes añadir lo que creas oportuno a los links de vuestro blog.
    Ánimo y gracias!

    ResponderEliminar
  3. Hola Raúl, muchas gracias. Yo también sufrí de Fascitis plantar y la superé usando algunos de tus consejos.

    Que dios te lo pague.

    ResponderEliminar
  4. buen dia Raul he leido tus articulos y llegue acá por suerte y me han parecido muy importantes, ya que yo sufri de un lumbago ciatico según el diagnostico del medico,se me trato con coriente en frio y luego calor 10 secciones se metrato tambiemn con ultrasonido, me calmo la inflamacion pero, el pie me quedo caido de manera que no puedo dar el paso como un y corriente, si no que no puedo sostener el pie, y apoyando el talo no puedo levantar el pie hacia arriba, te agradezco tu consejo profesional

    ResponderEliminar
  5. Un articulo que describe clara y perfectamente la fascitis y su tratamineto, creo que dificilmente se podría explicar más claro, breve y conciso.

    ResponderEliminar
  6. Si el pie está un poco hinchado y se tiene ácido úrico alto, ¿ el espolón puede formarse por ácido úrico?
    Gracias.

    ResponderEliminar
  7. hola buenas noches. hoy jugando Voleibol, senti un tiron muy fuerte como si se hubiera arrancado algo de la planta del pie, ademas la parte donde sifri el tiron esta de color morado y me duela al caminar. que me suguieres que haga, que diagnostico me puedes ofrecer. gracias

    ResponderEliminar
  8. hola buenas noches. hoy jugando Voleibol, senti un tiron muy fuerte como si se hubiera arrancado algo de la planta del pie, ademas la parte donde sifri el tiron esta de color morado y me duela al caminar. que me suguieres que haga, que diagnostico me puedes ofrecer. gracias

    ResponderEliminar
  9. hola yo tengo una fascitis plantar, de muchos meses como tenia otra lesion he estado en reposo y no me dolia, pero cuando empece a andar volvio el dolor fui al fisio y me hizo un masaje cyriax, pero a partir de ahi, llevo 3 0 4 dias que estoy peor que antes.
    me lo pueden haber hecho mal?

    ResponderEliminar
  10. Mi mama tiene facitis plantar y le frote Una botella con agua congelada y a Los cinco minutos que le frote se tenbento el hielo

    ResponderEliminar

Imprimir